PEQUEÑOS CAMBIOS GRANDES RESULTADOS

Es posible que la cuesta de Enero se  nos esté haciendo más pesada  haga más pesada de lo que debiera  como resultado de tantas celebraciones y excesos en  Navidad. Ahora toca perder esos kilos de más  y aprender buenos hábitos para no volverlos a recuperar.

MÁRCATE OBJETIVOS SENCILLOS Y FÁCILES DE CONSEGUIR

Lo primero que debemos hacer es marcarnos  objetivos sencillos y capaces de realizar y elegir con la ayuda de un médico, la dieta que mejor se adapte a nuestras necesidades. Lo contrario nos llevará a la frustración y al abandono del régimen en menos de un mes.

 

UN RECUERDO DE LOS ALIMENTOS INGERIDOS EN 48 H  NOS PUEDE REVELAR MUCHOS ERRORES QUE COMETEMOS CON LA DIETA

Un segundo paso es ir anotando todo lo que comemos en varios días seguidos y analizarlo. Quizá descubramos hábitos poco favorables para mantener o perder peso, como saltarse comidas , abusar de grasas y azúcares por la noche o picotear entre horas.  De hecho, la base de toda dieta es realizar  las 5 comidas al día y tomar un tentempié  cada 2- 3 horas con el fin de  activar el metabolismo y evitar llegar a la siguiente comida muertos de hambre.

TOMAR UN ALIMENTO PROTEICO A MEDIA MAÑANA, COMO UN HUEVO COCIDO,  DISMINUYE LA ANSIEDAD POR COMER A PARTIR DE  LA TARDE-NOCHE 

Entre horas podemos elegir una fruta troceada (fácil de llevar y de comer), un par de quesitos bajos en grasa, un yogur de proteínas e incluso un huevo cocido,  muy bajo en calorías y con un alto poder saciante .

Es importante no descuidar los líquidos. Hidratarse correctamente activa  la sensación de saciedad y elimina sustancias de  deshecho. Se necesitan un mínimo de 2 litros al día, entre los que se pueden incluir las infusiones y el café sin azúcar o los caldos de  verduras. Incluso se puede aromatizar el agua de manera natural y sin calorías añadiéndole hojas de menta, hierbabuena o un chorrito de limón.  Eso sí, evita los refrescos y zumos azucarados y las bebidas energéticas. No porque indiquen bajos en azúcares están exentos de calorías o nos ayudan a perder peso.  Y por supuesto ¡prohibido el alcohol! Nos puede añadir de 100 a 300 calorías extra por vaso.

LOS ALIMENTOS “BIO” O “SIN GLUTEN” NO SON EQUIVALENTES A ALIMENTOS BAJO EN CALORÍAS

Tampoco debemos engañarnos por los alimentos  que indican que son “bio”, “orgánicos”, “ sin lactosa” o “ libres de gluten”. Muchos de ellos llevan aditivos y potenciadores del sabor y acaban multiplicando las calorías de la dieta.

ORGANIZA LOS MENÚS SEMANALES Y HAZ  LA COMPRA SEMANAL EN EL FIN DE SEMANA

Y por último planificación y organización. Intenta ordenar tu cocina y el frigorífico para tener a primera vista los alimentos más saludables como verduras, frutas , lácteos desnatados o cereales integrales y destierra la bollería, embutidos y los snacks y comidas precocinadas. Y planifica tus menús semanales desde el domingo. Así tendrás establecido lo que te toca comer cada día y no improvisarás  de manera rápida y equivocada. 

Estas son las putas básicas para hacer el camino lo  más transitable.

Pero ahora nos toca recorrerlo a nosotros!  Mucho ánimo!