El servicio de Diagnóstico por Imagen, permite a los profesionales de la salud observar el interior del cuerpo para buscar indicios de una afección médica.

La Unidad de Diagnóstico por la imagen, está formada por un equipo de profesionales   ( médicos especialistas, DUES, TERS, auxiliares) orientados siempre a realizar las técnicas diagnósticas necesarias para satisfacer tanto a los médicos como al paciente .

Existe una gran variedad de aparatos y técnicas que pueden crear imágenes de las estructuras y procesos dentro de su cuerpo. Cada una de estas pruebas diagnósticas ofrece un tipo de imagen y debe ser el médico especialista quien decida cuál de ellas es las más indicada, en función de los síntomas que presenta el paciente y la parte del cuerpo que debe examinarse

Pruebas diagnósticas por imagen: fáciles y sin dolor

Las pruebas por imagen no duelen y son fáciles de hacer. Al paciente sólo se le pide que permanezca inmóvil durante el tiempo en que el aparato está trabajando, algo que puede llegar a ser incómodo en algunas de las pruebas, ya que puede durar varios minutos su realización.

El único inconveniente que presentan algunas de estas pruebas diagnósticas es que algunas utilizan dosis bajas de radiación, algo que los médicos deben tener en cuenta al tratar con determinados pacientes. De hecho, podemos distinguir entre dos tipos de pruebas médicas por imagen:

  • Pruebas que usan rayos X: Radiografía,  Densitómetro, Escáner y Mamografía
  • Pruebas por imagen que no utilizan radiación: Ecografía y resonancia