La radiología convencional, permite, mediante el uso de Rayos X, obtener radiografías de las zonas anatómicas indicadas para el estudio de posibles lesiones. Las imágenes digitales con estos sistemas son de alta calidad y se almacenan en el Sistema de Comunicación y Archivo Digital del Servicio (PACS) de forma que las pueden visualizar los médicos prescriptores, asi como los pacientes.