Unidad de Endoscopias

Unidad de Endoscopia y Colonoscopia

Qué es una endoscopia

Una endoscopia digestiva consiste principalmente en una exploración del tubo digestivo superior, es decir, estómago, esófago y duodeno o el colon y los últimos cm del intestino delgado, a través de la introducción de un endoscopio. El endoscopio es un instrumento flexible con una lente y una cámara en su parte final. Las imágenes que capta en tiempo real se muestran en monitor conforme avanza el endoscopio.

Su duración gira en torno al cuarto o a la media hora, aunque en el caso de que se encuentren aspectos inesperados o se ha de tomar algún tipo de tratamiento terapéutico o biopsia.

Básicamente existen dos técnicas dentro de la Endoscopia digestiva: la Endoscopia alta o Panendoscopia oral y la Colonoscopia.

Panendoscopia oral

La Panendoscopia oral consiste en el examen del esófago, estómago y duodeno, mediante un tubo flexible (panendoscopio oral) que se introduce a través de la boca y permite la visualización directa de todo tipo de lesiones que existan en esa porción de tubo digestivo (esofagitis, hernias de hiato, gastritis, úlceras, tumores, etc.) permitiendo, además, la toma de muestras para biopsias y ciertas actuaciones terapéuticas.

Colonoscopia

La Colonoscopia, por medio de otro tipo de endoscopios algo más gruesos y de mayor longitud, posibilita la exploración directa de todo el colon e incluso los últimos centímetros del intestino delgado, permitiendo así el diagnóstico de las enfermedades del intestino grueso y el tratamiento de algunas de ellas. Es hoy en día un pilar básico en la prevención del cáncer de colon. Existen otras técnicas como la enteroscopia, el estudio con cápsula endoscópica, la CPRE, la ecoendoscopia, etc., que son menos utilizadas y tienen unas indicaciones más específicas.

¿Cuándo están indicadas estas pruebas?

La gran ventaja de la endoscopia es que permite una visualización directa de las lesiones, por lo que su rentabilidad diagnóstica es superior a cualquier otro tipo de exploración.

Con esa premisa estaría indicada ante la sospecha de cualquier tipo de patología digestiva. Es fundamental, como hemos dicho, su papel en la detección del cáncer de colon.

A su vez, el propio endoscopio cuenta con diversos canales en su interior por el cual se pueden introducir instrumentos que dan la posibilidad de realizar a la vez otras pruebas.

Casos más frecuentes en los que se prescribe una endoscopia como diagnóstico:

  • Analizar problemas del esófago, tales como esofagitis, estrechamientos o tumores
  • Analizar problemas del estómago: gastritis, tumores y úlceras gástricas
  • Diagnóstico de hernia de hiato y/o de reflujo gastroesofágico
  • Cirrosis hepática: en estos casos pueden darse engrosamiento en las venas del estómago y del esófago, las llamadas varices esofágicas
  • Hematemesis: para encontrar la causa de los vómitos con sangre
  • Se utiliza en casos de anemias por falta de hierro y existe sospecha de que hay pérdida de sangre en el tubo digestivo
  • Muestras para diagnosticar celiaquías o infecciones bacterianas
  • Para llegar a la salida de la vía biliar del duodeno y diagnosticar enfermedades.

A su vez, la endoscopia digestiva posee otras particularidades al margen de diagnosticar problemas en el aparato digestivo, ya que se puede utilizar para fines terapéuticos en algunos casos:

  • Retirar cuerpos extraños que se pueden haber quedado en el intestino superior
  • Dilatar el esófago en el caso de que exista un estrechamiento
  • Extirpar pólipos del intestino
  • Cauterizar vasos sangrantes o ligando varices esofágicas que puedan sangrar

¿Estaré tranquilo durante la prueba?

En nuestro Centro, TODOS los procedimientos se realizan bajo sedación dirigida por un ANESTESIÓLOGO titulado vía MIR que será el encargado de vigilar la monitorización continua del paciente para tomar en cada momento la decisión más adecuada.

Además será el encargado del alta del paciente tras su recuperación en URPA (Unidad de Recuperación Postanestesia) estando disponible en cada momento para cualquier actuación necesaria.

Todo paciente que se vaya a someter a un procedimiento bajo sedación dispondrá previamente de un PREOPERATORIO SEGÚN LAS RECOMENDACIONES DE LA SOCIEDAD ESPAÑOLA DE ANESTESIOLOGÍA (SEDAR). En éste, se estratifica el riesgo anestésico tipo ASA, de tal forma que, en nuestro centro se realizarán los procedimientos a pacientes ASA I, II y III estables tal como indica la normativa vigente al respecto.

Cómo me preparo para una endoscopia

¿Qué se siente durante el examen?

Es una prueba indolora,

Eventualmente el paciente puede notar molestias posteriores en la garganta o tener gases debido al aire ingerido, pero esto desaparecerá rápidamente.

¿Por qué elegir LA CLINICA LOS BELGAS para hacerme una endoscopia?

La Unidad de Procedimientos Endoscópicos de la Clínica Los Belgas de Villalba cumple los más altos estándares en cuanto a calidad en los procedimientos así como de seguridad para el paciente.

Para ello,  los procedimientos se realizan en una amplia sala de técnicas que cumple con creces los márgenes legales que marca la normativa de la Comunidad de Madrid. Además consta de una cómoda sala de espera, así como de dos vestuarios y un baño incluidos dentro de la unidad y de uso exclusivo de los pacientes que se van a someter a un procedimiento endoscópico.

Nuestro equipo de endoscopias lo forman MÉDICOS GASTROENTERÓLOGOS ESPECIALIZADOS EN ENDOSCOPIA tanto básica como avanzada, todos ellos con contrastada experiencia y destreza, con formación en Hospitales Públicos de renombre de la Red Sanitaria de la Comunidad de Madrid, donde desarrollan su actividad en la Sala de endoscopias tanto a nivel de cribado de cáncer de Colon (“Prevecolon”) como de endoscopia terapéutica compleja.

Nuestra URPA cumple todos y cada uno de los requisitos que marca la normativa de la Comunidad de Madrid en cuanto a material, espacio, tomas de oxigeno y monitorización de constantes vitales.

Además del anestesiólogo responsable de la unidad, una enfermera titulada se encargará de una vigilancia continua de los pacientes atendiendo cualquier necesidad o situación que los pacientes puedan requerir.

Balón intragástrico

Loading...

Entre los diferentes tratamientos que hay para combatir la obesidad, nos encontramos con el balón intragástrico o balón gástrico. Se trata de uno de los tratamientos para la obesidad más conocidos y efectivos a día de hoy.

Este tratamiento consiste en introducir un globo de silicona médica en el estómago por vía endoscópica. Antes de introducirlo, se examina el estómago mediante el endoscopio para asegurarse que no existe ninguna úlcera u otra enfermedad que contraindique su colocación. Este balón se rellena con una solución salina para que pueda producir una limitación en la capacidad estomacal y ayudar al paciente a modificar sus hábitos alimenticios y, por ende, a cambiar su estilo de vida.

Esta solución lleva un colorante de forma que se pueda apreciar en el caso de haber alguna rotura del balón, en cuyo caso ese liquido daría la voz de alarma ya que la orina del paciente adquiriría un tono verdoso.

En este caso, se procedería a la retirada del balón

¿Por qué el balón intragástrico es un método tan exitoso?

Al realizar la colocación del balón intragástrico, disminuye la sensación de hambre y aumenta la saciedad. Como consecuencia, hay una reducción de peso considerable en muy poco tiempo.

El éxito del balón intragástrico se debe a que se realiza dentro de un programa multidisciplinar integrado por médicos, psicólogos y nutricionistas que hacen posible que el paciente pueda reconducir sus hábitos alimenticios y cambiar su estilo de vida.

¿A quién va dirigido el tratamiento del balón intragástrico?

El balón intragástrico está dirigido a personas que deseen perder más de 12 kilos. Esta pérdida de peso se hace supervisada completamente con fin de vigilar que el paciente siga una correcta alimentación y un nuevo estilo de vida.

También está indicado para aquellas personas que presentan enfermedades metabólicas, cardíacas, respiratorias o digestivas y muchas otras debido a que  un aumento de peso puede significar graves riesgos a su salud.

Incluso, también puede ser implantado en personas que no bajan de peso con las dietas convencionales o que bajan de peso, pero lo recuperan rápidamente.

¿Qué tipos de balones intragástricos se colocan?

En La Clínica Los Belgas, colocamos 2 tipos de balón intragástrico: de 6 meses y de 12 meses.

Nuestros profesionales estudiarán cada caso particular para aconsejar cual de las 2 opciones es la más adecuada en cada caso.

¿Qué complicaciones puede haber con el balón intragástrico?

Las complicaciones del balón intragástrico son mínimas. Los primeros días de la implantación, el paciente puede experimentar náuseas, vómitos y dolor abdominal. Estas molestías duran entre 24 y 72 horas. Hay muy pocos casos en los que este tratamiento provoque intolerancia y deba ser retirado.

 

¿Cuáles son las ventajas de la implantación del balón intragástrico?

La implantación del balón intragástrico es mínimamente invasivo, y sin cirugía, porque se realiza por endoscopia

El procedimiento de colocación y retirada del balón es indoloro y no causa molestias en el paciente

Se hace una reconducción de los hábitos alimenticios y del estilo de vida del paciente

El paciente debe ser tratado por un equipo médico multidisciplinario que le proporcionará asistencia médica, nutricional y psicológica

Las complicaciones en la duración del tratamiento son mínimas

¿Cuándo no está aconsejado el balón intragástrico?

La implantación del balón intragástrico está contraindicado en personas que se hayan realizado intervenciones quirúrgicas en el estómago, o que tengan alguna enfermedad que el equipo médico valore que no es adecuado la implantación del balón intragástrico. También está contraindicado en mujeres que estén cursando un embarazo.